AMBIENTACIÓN

Al igual que le ocurrió a Dorothy tiempo atrás, los chavales que vienen al campamento son arrastrados por un “ciclón” hasta el País de Oz.

Ellos no saben donde están y su objetivo prioritario será encontrar el camino de regreso a casa, pero durante ese camino reconocerán sus propios valores innatos -aunque olvidados- de la mano de unos personajes entrañables que también se creían incompletos y que el final entenderán que el valor que ellos creían que les faltaba es precisamente el que más desarrollado tenían desde el principio.

El viaje arrancará en el país de los Munchkins donde por fortuna muere a nuestra llegada la Bruja Mala de Oriente y podemos recuperar sus zapatos mágicos. Allí nos recibirá la Bruja Buena del Norte que nos dará un beso protector y nos invitará a iniciar camino hacia Ciudad Esmeralda donde vive el Mago de Oz, que presumiblemente es la única persona que podrá ayudarnos a regresar a casa.

De camino, atravesando el país de los Winkies, conoceremos al Espantapájaros, al Leñador de Hojalata y al León Cobarde que quieren presentarse ante el Mago para pedirle que les conceda a cada cual aquello que creen que les falta. Nos preguntarán que le vamos a pedir nosotros y nos uniremos a la expedición hacia Ciudad Esmeralda. Tras algunas dificultades, llegamos a la Corte de Oz y el Gran Mago nos promete cumplir nuestros deseos a condición de que antes eliminemos a la Bruja Mala de Occidente, lo que se nos hace harto difícil y además en la batalla perdemos a nuestros tres amigos.

Dedicamos los siguientes días, tras matar a la bruja, a recuperar a nuestros amigos y atravesamos el País de los Quadlings antes de regresar a Ciudad Esmeralda y a nuestra llegada comprobamos que el Mago de Oz es un impostor y se ha largado sin esperar nuestro regreso. Pero la magia de Oz no acaba aquí y descubrimos que hasta sin mago hemos conseguido cumplir nuestros deseos. Sólo nos falta saber cómo regresar a casa.

Será Glinda, la Bruja Buena del Sur la que nos dé la clave para el regreso, que resultaba estar con nosotros (como nuestros valores) desde el primer día: Son los zapatos de plata. Y con ella y nuestros amigos, el León (convertido en rey de las bestias), el Leñador (señor del bosque) y el Espantapájaros (gobernante de Ciudad Esmeralda) nos despediremos del País de Oz en una espectacular fiesta, antes de volver a nuestras casas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s